La historia de la pesca de las angulas


1974

La pesca de la angula del río Ter se inició a mediados de la década de los 50 del siglo pasado. Dos jóvenes pescadores vascos vinieron a probar suerte durante dos temporadas. Se alojaban en una pensión de la Plaça Quintana i Combis, en Torroella de Montgrí (Girona). Dedicaron a ello dos temporadas que no resultaron demasiado productivas. Las comunicaciones y las infraestructuras de transporte no eran muy buenas y el resultado final no les compensaba el hecho de estar tan lejos de casa.

Aún así, este hecho hizo despertar la curiosidad de Vincenç Xicars que junto con otros 3 pescadores crearon la primera cooperativa de pescadores de angula del Ter. Iban a pescar a pié o en bicicleta, a pié de playa, en el Mas d’en Roig y en el Mas de la Capellana. Pescaban juntos y se repartían el trabajo y los beneficios. En esos tiempos se podían pescar hasta 200 kg de angulas en una noche, y se pescaba casi entre 8 y 10 meses al año.

Inicialmente, la angula, se elaboraba y se enviaba a dos consignatarios de Madrid en tren. El transporte, muy lento, y al no contar con frigoríficos ni la tecnología adecuada, causaba que las angulas llegaran en mal estado alguna que otra vez. Más adelante contactaron con otros consignatarios de Barcelona y eso ya supuso una mejora. Posteriormente, los clientes querían las angulas vivas y eso significaba que una vez pescadas era necesario depositarlas rápidamente en un vivero. Entonces el reto fue mantenerlas vivas y las averías en las bombas jugaban malas pasadas a los pescadores que llegaron a perder en un solo día unos 300 kg de angulas.

A finales de la década de los años 70 y sobre todo a principios de los 80 fueron los peores años de pesca de la angula. No solo en el río Ter, también en el resto de Europa. Se empiezan a notar los efectos de las construcciones de embalses, que para las especies que habitan los ríos ha resultado nefasto ya que se ha roto el ciclo de su hábitat, con consecuencias irreversibles. Para poner un ejemplo, hasta esta década se pescaban anguilas en Olot, cosa que ahora es impensable.

La reducción del caudal del río con la acción reguladora del régimen hídrico de los embalses, los grandes vertidos incontrolados por parte de la industria y de particulares añadido a la falta de depuradoras hace que el río Ter sufra una contaminación extrema, que originó movimientos sociales de protesta. La falta de regulación de la pesca y la sobre explotación causaron una drástica reducción de las capturas.

En los años 80, el pescador Antonio Rojo al frente del grupo de pesca, impulsa la creación de la Agrupació de Pescadors de l’Angula del Ter. Ante el descenso de las capturas se empieza a trabajar conjuntamente con el Departament d’Agricultura, Ramaderia i Pesca para intentar revertir la situación. Se pone en marcha un proyecto pionero en todo el Estado que incluirá las zonas de pesca de la angula del Ter, del Rec del Molí, del Riuet, del Fluvià y de la Muga.

La pesca sostenible y preservar la especie han estado desde finales de los años 80 una de las prioridades de la Agrupació de Pescadors Professionals de l’Angula de la Confraria de l’Estartit, juntamente con el Departament d’ Agricultura, Ramaderia, Pesca i Afers Marins de la Generalitat de Catalunya de Girona. Una de las primeras medidas fue llevar a cabo repoblaciones en las cuencas de los ríos de Girona con angulas aportadas por los mismos pescadores.

En la década de los 90 se implantan las nuevas órdenes redactadas con el consenso del sector, con un estricto control de licencias, la reducción de los puntos de captura, una importante reducción de los días de pesca con el establecimiento de 8 meses de veda. También hemos sido pioneros en todo el Estado colaborando en un proyecto de engorde de la anguila a principios del 2000.

Actualmente colaboramos en un nuevo proyecto con la Universitat de Girona y con el Departament d’Agricultura, Ramaderia, Pesca, Alimentació i Medi Ambient de la Generalitat de Catalunya para realizar una serie de capturas y tomar muestras de manera continuada y durante todo el año, de acuerdo con las nuevas medidas europeas relacionadas con la conservación de la especie.

Volver